miércoles, 28 de noviembre de 2012

40 EN BASTOS

ante la desvergüenza demostrada por 'DB'  en su artículo 'calabobos' o 'calaincautos' -el problema es que intentan prepararnos desde que nacemos para serlo-, en que nos cuentan un cuento para estar muy contentos con el 'frankingstein' de la M... la asamblea autora de este blog ha decidido redactarles y enviarles unas cuántas opiniones sobre el artículo. desde aquí animamos a que cualquiera que lea esto le/s envíe su queja como le venga en gana, con sus  mismas palabras o copiando y pegando este artículo. la dirección del diario -una de ellas- es la siguiente: redaccion@diariodeburgos.es
aquí os dejamos las palabras que por nuestra parte les dirigiremos:


A la dirección de Diario de Burgos:
Desde la asamblea ribereña contra la fractura hidráulica queremos expresarles mediante esta carta una serie de consideraciones con respecto al artículo publicado el día VIERNES 16 DE NOVIEMBRE DE 2012 en su página número 36, con el titular ‘BUENO PARA EL MEDIO AMBIENTE Y PARA EL EMPLEO’.
En el mismo, aparte de lo que reza el titular, leemos cosas tales como:
‘el proceso no tiene riesgos y lleva tiempo aplicándose en países como EE.UU.’ y ‘este gas permitirá reducir el uso de energías contaminantes’, amén de halagüeños vaticinios sobre el porvenir de nuestra economía y generación de puestos de trabajo. Todas ellas afirmaciones tajantes –en letra grande o en negrita- como procedentes de quien conoce el tema en plenitud y a ciencia cierta. Sin embargo, el artículo no está firmado por ningún científico, sino únicamente por ‘DB’, iniciales que no creemos correspondan al famoso David Bisbal.
Nos gustaría saber cómo es posible que con tal grado de certidumbre como sugiere el artículo, el parlamento europeo haya exigido estos días ‘precaución’ a la hora de autorizar la aplicación de la técnica de la fractura hidráulica tras el estudio de los informes elaborados por las comisiones de Industria, Investigación y Energía (ITRE) y de Medio Ambiente y Salud Pública (ENVI), los cuales ‘reconocen en distinta medida los impactos ambientales negativos de esta técnica sobre el clima y la salud de las personas. recomendando a la Comisión Europea que refuerce la actual legislación ambiental relacionada con el gas de esquisto para que sea implementada por los estados miembros.’
Nos preguntamos qué hay a cerca de que otros tantos muy dedicados estudiosos en el tema alerten sobre tantos riesgos que conlleva su práctica.
Nos preguntamos qué hay de la paralización por parte de la misma empresa que lo explotaba de la actividad en un pozo en el reino unido tras el registro de terremotos. O, igualmente, del incremento en forma exponencial, de seísmos en los EE.UU. en diversas zonas perforadas. O de los casos reales de contaminación de acuíferos y vastos terrenos en el mismo país. Nos preguntamos qué hay de tantos y tantos compuestos de reconocida toxicidad, incluyendo cancerígenos y mutágenos, que reconocidamente se sabe que entran a formar parte de la mezcla que se inyecta en la tierra. Y también qué hay de las sustancias cuya constitución química ignoramos porque las empresas las ocultan amparados bajo el derecho de ‘secreto de patente’. Nos preguntamos qué hay de tantas otras cosas.
Continuando con la lectura nos encontramos con que se escribe que ‘la actividad de grupos radicales anti-fracking ha despertado algunas dudas sobre los riesgos de la técnica que se utiliza para la exploración’. Y ahora viene la pregunta: ¿qué significa eso de ‘grupos radicales’? Si nosotros fuésemos grupos radicales anti-fracking por considerar que la técnica es peligrosa, y por difundir las informaciones que nos llegan en torno a ello, entonces, a la luz del artículo en cuestión, DB es un diario radical pro-fracking. Ya que lo de ‘radical’ puede sonar bastante mal a los oídos de mucha gente, y ya que no era necesario etiquetarnos así, consideramos la inclusión de esa palabra para calificarnos, como un intento de hacernos caer en el descrédito. Como tal cosa es algo así como un intento de eliminarnos, deducimos que DB lo que pretende es imponer su propio pensamiento único.
Según el artículo, todo en la fractura hidráulica para la extracción del gas de esquisto es perfecto, sin merecer un solo ‘pero’. Pero en el artículo sólo tienen voz : ‘DB’, y la portavoz de ‘shale gas España’.
En la universidad el estudiante de periodismo siempre estudió que JAMÁS de los JAMASES se debía redactar una noticia dándole la palabra sólo a parte presumiblemente interesada. Eso menos que nada. Eso lo último. Antes muertos… que vendidos. Siendo, como es, el caso, consideramos el artículo como una ofensa denigrante al periodismo. Y, como consecuencia, una deshonra para quienes lo ejercen. Generan descrédito en la profesión y desprestigio en los profesionales. Que en sus conciencias recaiga.
Sentimos tener que vernos en la sospecha de que la publicación del artículo les haya generado ingresos directos, y no gracias a la venta de más ejemplares. ¿Por cuántos ojos habrá penetrado este artículo? Y ¿cuánto eco tendrá? Y, con ello ¿Qué habrán hecho ustedes a tantas gentes?… ¿Mentirlas? ¿manipularlas? ¿Decirlas unas cosas y callarlas otras? ¿Un poco de todo?
Si, según dicen, mentir fuese pecado, mentir miles de veces habría de ser un pecado capital. ¿A dónde dicen que van quienes les cometen? Pocas cosas arden tan alegremente como los papeles de periódico. Quizá a los ejemplares de su Diario no habría que darles otro destino. A don Quijote le quemaron los libros de caballerías que le alienaban. Y consideramos que ‘DB’ intenta conseguir parecido efecto entre los burgaleses.
La gente tiene derecho a poder decidir su destino y el de su tierra… Y toda información sesgada, o bulo, por mucho que se haga con disimulo, es un atentado contra SU libertad. A quien se le quita libertad, se le secuestra y se le mata un poco. Y bastante a menudo del todo. Como podría resultar en esta ocasión. Punto.
Desde aquí, exigimos una rectificación completa en portada y en forma bien visible.
Sin más, reciban de la asamblea un cordial corte de mangas.
 
                                        Asamblea Ribereña Contra la Fractura Hidráulica.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada